Incluso la noche comparte su luz

Luz
hecha pedazos.
Pedazos de luz
esparcidos en negativo
en tu cuerpo.

Luz infinitesimal,
una luz de luciérnagas
testarudas.
Testimonios de que la luz
se puede oír
en tu pecho,
de que se puede oler
en tu cabello,
de que se puede saborear
en tus labios
y acariciar
en tus piernas.

Luz encarcelada en tu inevitabilidad,
hecha pedazos en ti,
yo la completo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s