Tanta patria

Celebro as túas explanadas
e os teus amenceres.
Celebro a túa mar
e a próxima area.
Celebro as túas costas
e os teus picos.

Celebro as túas árbores
mais non as importadas.
Celebro a túa lingua
mais non a quen a fala.
Celébrote a ti
mais non aos teus.

Non celebro a quen te vive
pois é quen te está a matar.

Anuncios

Si te vas

Si te vas
no vuelvas más
que yo estoy arrepentida
de vivir
buscando amar
en un alma desierta.

Ya no más,
no puedo más,
un adiós yo debo darte.
Tu veneno es mi sufrir
porque tú ya no me quieres
por eso
ahora
yo me voy.

Y me voy pensando en ti
en lo mucho que yo te di.

Huracán fueron mis besos en tu piel,
corazón.

Ni volcanes ni tormentas…

Arena fina,
te deslizas
entre las palmas de mis manos.
Incluso ahora,
no puedo tenerte
rencor.

Con todo,
permaneces.
Dedos,
uñas…
piel
repleta,
saturada de ti.

Con todo,
no te vas.
Permaneces
aunque me sacuda de ti.
Permaneces
aunque te extirpe de mí.

Arena cálida,
de la que no quiero sacudir
ni extirpar.
Arena,
de la que quiero
bajo mis pies,
en mis manos
y mi pelo.

Arena eres
por permanecer,
aunque mis manos
no
te
retengan.

Ella es

Ella fue lo que él es
ahora.
Marcados.
Raspados.
Niños que aun tienen
mucho
que aprender.

Ella es otra,
ahora.
A su pesar, aprendió
como todos:
mal.

Maduró y se volvió,
casi por definición, triste.
Sus ojos, antes coloridos,
ahora reflejan
sin filtros, saturación ni temperatura.

Pero ella sigue siendo,
sigue estando,
sigue riendo.
Ella es lo que él fue
antes.