Apología de la mentira. 2

El enemigo nos maltrata. El enemigo nos hace daño. El enemigo nos explota.  El enemigo nos ignora.
El enemigo ordena. El enemigo estipula. El enemigo legisla. El enemigo enjuicia. El enemigo controla.
La estructura es el enemigo. La clase es el enemigo. El orden es el enemigo. La seguridad es el enemigo. La educación es el enemigo.
Lo opuesto es el enemigo. Lo otro es el enemigo.

Resúmenes de la grandilocuencia que oculta lo que no entendemos. Todavía.
Lo opuesto, lo otro es el enemigo. Conceptos que, en muchos casos, ni siquiera tienen agencia.
¡La lucha debe sobrevivir! ¿Qué lucha? La necesaria para encerrar la idea de ‘enemigo’. La necesaria para remover la estructura, no cambiarla.

Anuncios

Apología de la mentira

Definir es encerrar una idea.

Poca gente hay más poderosa que la capaz de encerrar una idea y de que todo el mundo la haga propia. Aunque sea absolutamente estúpida y descabellada. Por ejemplo, “es que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, o es que “brotes verdes”, o es que “emprendedor”.

Mentir nos ayuda a todos. Quien no lo haya hecho alguna vez, miente. Tuve una vez una pareja que decía que ella nunca mentía y que por lo tanto esperaba lo mismo de mí. Pensando por qué acabó la cosa siempre pienso que fue porque ella era sincera al decir eso. Aunque también me decía que no me aguantaba.

La mentira es una de las herramientas comunicativas más útiles hoy en día. Y no estoy seguro de que haya una tan mal vista. Algo tendrá, es como una droga. De las buenas. De esas que si tienen efectos adversos solo te enteras 40 años más tarde, cuando no te quedan dientes ni pelo y te falta un riñón. Solo cuando te enteras de la verdad vienen las putadas. Así que algo malo ha de tener la verdad.

¿A quién le gusta? ¿Cuántas personas son felices con ella? Desdentados, sin pelo y a punto de tener que recibir otro hígado porque la droga es demasiado fuerte. Mientras, al tomarla todo es maravilloso, el mundo es otro y tú tienes alas y vives en un mundo de colores y fantasía.

El uso de la mentira se ha perfeccionado tanto que se ha vuelto uno de los negocios más importantes existen. Hasta el negocio de las verdades, el periodismo, tontea con ella. Si es que a cogerla y hacerle el amor hasta caer exhausto se le pueda llamar tontear.

Cuando te das cuenta de que si mientes la gente cree que dices la verdad y cuando dices la verdad la gente cree que mientes, es que joder, tienes la capacidad de encerrar una idea. O eso o es que eres un puto mentiroso.